El dignatario de Salud destacó los elevados niveles de inmunidad alcanzados en el pueblo cubano con el avance de la vacunación: hasta el 31 de enero tenían completo su esquema de vacunación 9 831 581 personas —el 87,9 % de la población cubana— y de ellas 5 358 553 habían recibido su dosis de refuerzo.

Los protocolos cubanos están encaminados a hacer un uso más racional de las pruebas diagnósticas, informó el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, a través de sus cuentas en redes sociales.

La decisión se sustenta en el contexto actual, cuando los contagios por COVID-19 baten récords insospechados en el mundo, asociados, principalmente, a la prevalencia de Ómicron; a la circulación de virus respiratorios como Influenza a, Coronavirus endémico 229E, OC43 y otros, lo cual ha traído un incremento abrupto de personas con infecciones respiratorias.

En consecuencia, puntualizó, en Cuba los estudios se destinan, esencialmente, a personas con síntomas de la enfermedad o infección respiratoria aguda sugestiva de la COVID-19, siguiendo el criterio médico en las consultas en las instituciones de Salud.

Las constantes mutaciones que ha manifestado el #SARSCoV2, igual que sucede con todos los virus, han originado la aparición de nuevas variantes.

Las de mayor relevancia a nivel mundial, por sus implicaciones en el curso de la epidemia, se denominan variantes de preocupación. pic.twitter.com/KdDi6kWrAn

— José Angel Portal Miranda (@japortalmiranda) February 2, 2022

Tienen prioridad los menores de dos años de edad, las gestantes y las puérperas, así como los pacientes de grupos de riesgo con comorbilidades y otros que, por su vulnerabilidad, tengan más posibilidades de transitar hacia formas graves de la enfermedad.

Dijo que ya no se realizan pruebas diagnósticas a los contactos de casos positivos que no presenten síntomas de la COVID-19, lo que se ajusta a las recomendaciones de la OMS.

«Si bien es cierto que con este protocolo de actuación pudieran no diagnosticarse todos los enfermos, y se modificarían las estadísticas del país en cuanto a índices, incidencia del virus y otros, las recomendaciones mundiales y el comportamiento actual de la epidemia no justifican realizar estudios en la población de forma general», afirmó Portal Miranda.

«La evaluación sistemática del comportamiento del virus irá guiando el camino de las acciones para implementar. Así ha sido en el transcurso de toda la epidemia en Cuba», añadió.

febrero 03/2022 (Granma)

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code